martes, 30 de mayo de 2017

Capítulo 42 - El Cuerno del Dragón y el Guardián

[Aa-, ¡Estoy exhausto!] Touya
Tiré mi cuerpo sobre el lugar con césped y dormí con mis brazos y piernas extendidos. El sol que salía en el cielo oriental es deslumbrante. ¿Ya es de mañana? Después de eliminar al dragón negro, nosotros hicimos un esfuerzo para rodarlo hasta la villa. Lindsay extinguió el fuego usando magia de agua sobre las áreas alrededor, Elsie y Yae buscaron en la villa y el área por los heridos, y atendí a los heridos con magia de recuperación. (Por cierto, me di cuenta después que pude haber hecho todo de una vez si hubiese buscado por “personas heridas” en la aplicación del mapa y los hubiese curado a todos de una vez) Afortunadamente no hubo bajas, sin embargo, la villa fue casi aniquilada. Estaba extensamente dañada…
[Touya-dono, ¿estás aquí?] Lyon-san
[Aa, Lyon-san, gracias por su esfuerzo.] Touya
Lyon-san caminó hasta donde había estado durmiendo. Desde algún lugar el buen aroma del arroz de emergencia estaba siendo cocido.
[Pero, para solo cuatro personas matar a un dragón… He sobrepasado la sorpresa directo hacia el asombro.] Lyon-san
[No era muy fuerte y era un dragón joven, parece. ¿Fue probablemente debido a eso?] Touya
Sacudí las cosas que oí del dragón rojo y respondí a la pregunta de Lyon-san. Luego, el comandante lobo, Garun-san, también vino.
[Oo, Touya-dono. ¿Qué quieres hacer sobre el dragón?] Garun-san
[¿Qué quieres decir? ¿Hacer con qué?] Touya
[Bien, con todos esos materiales. Si fueses a venderlos, obtendrías un buen precio. Pero solo, ¿cómo lo llevarás…?] Garun-san
[¿Venderlo? ¿El cuerpo del dragón?] Touya
Desde las escalas del dragón hasta sus garras, cuernos, colmillos, incluso los huesos eran materiales usados en armas y armaduras. La carne era deliciosa como una comida, y es considerada un artículo lujoso que nunca es vendido. Así que, ese derecho pertenecía a aquellos que lo derrotaron, pero, todos confiaron la decisión a mí, es lo que me dijeron. Un, veamos…
[Bien, entonces, le presento el dragón a esta villa. Espero que este sea de algún uso para revivir la villa.] Touya
[¿El dragón? ¿Todo él?] Garun-san
[Touya-dono, ¿realmente entiendes? Ellos son materiales extremadamente valiosos, ¿sabes? En términos de dinero, sería tonto decir que equivale a 10 monedas de oro de Rey.] Lyon-san
10 monedas de oro del Rey… ¿no menos de 100 millones de yenes? Eso realmente es un desperdicio después de todo, pero cuando empezaba a pensar sobre esto otra vez, mis pensamientos comenzaron a reflejar en los rostros de los aldeanos. Ah, así que llegamos a esto, podría también…
[… Si puede beneficiar a esta villa, entonces, no podría preguntar por nada más. Por favor hagan uso de este.] Touya
Sin decir, solo bromeando, después de todo esto, contesté a los dos, quienes tenían rostros sorprendidos.
[… Deseo expresar nuestra gratitud en nombre de Misumido. Gracias, Touya-dono.] Garun-san
[Ha-… Es justo como padre dijo, eres una persona con un gran corazón. Inclino mi cabeza ante ti.] Lyon-san
Ellos me miraron con miradas de agradecimiento y respeto, pero… es solo una exhibición de vanidad, si… espero que los demás me perdonen… Con el falso espejo de trasportación, Olga-san, Alma y Yumina regresaron. Primero, Olga-san dio su expresión de gratitud. El dragón fue derrotado, la villa había sido salvada, y no había bajas debido a que los guardias escoltaron a las personas a un lugar seguro. Ellos estaban exhaustos y estaban tomando siestecitas alrededor del vagón. Honestamente, quiero irme a dormir ya. Esos sentimientos fueron interrumpidos por un demi-humano anciano con un bastón, quien vino hacia nosotros.
[Soy el cacique de la villa, Solumu. Por el esfuerzo de derrotar al dragón, el cual estaba atacando la villa, adicionalmente ayudando grandemente con el renacimiento de la villa… muchísimas gracias.] Solumu
Me pregunto qué será de los restos del dragón. Realmente es un desperdicio después de todo… Pero la villa se volvió como está, estas personas tendrán un tiempo difícil de aquí en adelante… no se puede hacer nada. El cacique de la villa hizo que algunos de los aldeanos trajesen algo. Era una pieza cónica de alrededor de 1 metro de longitud que era negro… ¿eso es?
[Este es uno de los cuernos del dragón. Por favor, al menos acepte esto.] Cacique
[Eh, pero…] Touya
[Varias de sus armas fueron dañadas, ¿verdad? Con este cuerno, podría ser el material para una nueva arma, o podría venderlo y comprar una nueva arma.] Cacique
En efecto. Gracias, ¡debería aceptarlo! Tomé el cuerno del cacique de la villa y estaba sorprendido de que tan liviano era. Este tenía la dureza más grande que la del acero, dicen ellos. Finalmente entiendo como ese gran dragón podía volar. La única cosa que era más dura que esto era el mineral carmesí, el mitril, o el oricalcum. Tomé el cuerno por el momento y me despedí del cacique de la villa. Honestamente estoy tan cansado, que apenas me puedo sostener. Finalmente llegué a nuestro vagón por fin, dentro, Elsie, Lindsay y Yae estaban dormidas. No puedo posiblemente dormir en el vagón junto con ellas, me recosté sobre el césped a lo largo del vagón.
[Touya-san, ten una manta.] Yumina
Yumina estaba ahí con una manta. Justo a tiempo. Mientras peleaba con mis parpados cerrándose, le agradecí y me envolví en la manta. Es cálido. He terminado. Y cerré mis ojos y caí dormido.
-----
Cuando me desperté vi el cielo de fondo al rostro de Yumina. Todavía estaba un poco abstraído. Miré al rostro de Yumina.
[¿Estás despierto?] Yumina
Había una suave sensación bajo mi cabeza. ¿Huh? Um, esto es una almohada de regazo… ¿verdad? Rodé alrededor sobre el suelo y escapé de ahí. Espe- ¿cuándo pasó esto? Me levanté enseguida y los aldeanos y guardias, quienes ya se habían levantado, estaban mirándome mientras sonreían. ¡Uwaa…! Eso es vergonzoso. Descansar mi cabeza sobre el regazo de una chica en público. Sería una mentira si dijera que no me gustó, sin embargo, ¡todavía es extremadamente vergonzoso!
[Ara, te has despertado.] Elsie
[… ciertamente dormiste bien.] Lindsay
[Parece que se sintió agradable.] Yae
*Helarse* Había un frío detrás de mi espalda, volteé lentamente. Las tres chicas tenían radiantes sonrisas y estaban ahí d pie silenciosamente. Aunque sus rostros eran muy amables y ellas estaban sonriendo, sus ojos no estaban riendo. Ah, ¿ara…? ¿No parecen un poco enojadas…?
[Um~… ¿Pasó algo…?] Touya
[¡Nada realmente!] Elsie, Lindsay, Yae
No, eso es una mentira, ¿verdad? Entonces, ¿por qué están haciendo esos rostros malhumorados?
[Si, si, dejémoslo así. Piedras, papel o tijeras es un juego sagrado. Sin resentimientos, ¿verdad?] Yumina
[Lo sé…] Elsie
[… muu…] Lindsay
[Es extremadamente decepcionante.] Yae
Yumina aplaudió y las tres chicas apartaron la mirada, ellas se han vuelto obedientes… ¿acaso chicas, tuvieron algún tipo de enfrentamiento?
[Touya-dono, por favor prepárate para partir pronto. Es necesario reportar sobre la villa a la Capital.] Olga-san
Olga-san y Garun-san habían venido y dicho a nosotros que necesitábamos partir. Debido al extraño ambiente, era afortunado que tuviese que ir al vagón. Las miradas de detrás de mí me preocupaban, pero pretendí no notarlo.
<Kohaku, ¿pasó algo mientras estaba dormido?> Touya
Kohaku había estado aparentemente en el vagón y le pregunté con la telepatía que había pasado. Tal vez él sabe algo.
<Ahh, bien… que puedo decir… um… fue una batalla de mujeres…> Kohaku
<?> Touya
Realmente no lo comprendo, pero todas excepto Yumina estaban de mal humor. Necesito hacer algo, ¿no es así? … Pensé en algo y me dirigí hacia la casa del cacique de la villa, y negocié y recibí “eso”.
Estaba aliviado cuando el humor de las tres chicas finalmente había mejorado en el vagón agitándose. En el brazo de Elsie, Lindsay, Yae y Yumina, brazaletes de plata brillaban. Conseguí de la casa del cacique de la villa (pagué por ellos apropiadamente) varios artículos hechos con “Modeling” de vajilla de plata. Y se los di a todas ellas como un regalo de agradecimiento. Aunque ellas estaban sorprendidas al principio, ellas los recibieron con gusto. Los brazaletes se deslizaban alrededor de sus brazos cuando los miraba. Aparentemente, ellas estaban satisfechas con ellos. Sin embargo, la sonrisa de oreja a oreja ocasional era un poco molesto.
[Olga-san, ¿cuánto queda para llegar a la Capital?] Touya
[Después de un poco más de 2 días hasta la Capital Beluju. Hay villas a lo largo del camino, podría ser bueno para Touya-san conseguir algunas armas.] Olga-san
Sí, ya veo. De acuerdo a Garun-san, si quisiera un arma hecha del cuerno del dragón, la Capital es el mejor lugar parece. Pero esto significa que estaré sin espada hasta entonces. Puedo andar solo usando magia para luchar, pero parece desalentador. N, espera un segundo, con “Modeling”, ¿no puedo solo hacer mi propia arma? Bien, sería un gran desperdicio si fallo…
[Por el momento, es solo dos días, incluso sin un arma, me las puedo ingeniar con magia.] Touya
Comprar un arma de repuesto por solo dos días suena ridículo. Sería mucho mejor conseguir armas en la Capital. Así que respondí de esa manera y Olga-san recordó algo, jaló algo, envuelto en un trapo, de su propia bolsa.
[Ah, eso me recuerda, el cacique de la villa me dio esto.] Olga-san
Lo que Olga-san me entregó fue un solo cuchillo. La hoja era de 20 centímetros, un cuchillo negro de un solo filo que había sido envuelto.
[¿Esto es?] Touya
[Estaba atascado en el ojo del dragón… ¿No es de Touya-san?] Olga-san
¿Eh? Entonces de Elsi… ¿no? No hay manera que sea de Lindsay. Eh. Entonces ¿solo de quien es este cuchillo? Quiero decir, ¿había alguien ahí? Alguien había estado en la escena y ¿nos ha ayudado? Bien, ellos tentativamente me ayudaron así que parece ser ningún enemigo.
<Kohaku. En ese momento, ¿había alguien más aparte de nosotros?> Touya
<Sí. Ciertamente sentí una presencia en los árboles de arriba. Tal vez dos personas… Ellos no expresaron ninguna ira hacia nosotros, así que pensé que ellos eran de la villa.> Kohaku
Confirmé a través de la telepatía con Kohaku. Parece que alguien definitivamente estaba observando nuestra pelea con el dragón. Solo, ¿por qué hicieron eso? Eso me recuerda, en la ciudad de Langley, había una señal que alguien había estado mirando a Yumina. Incluso si pienso sobre eso, no sé nada. Examiné el cuchillo, pero no había nada en particular con el cual pudiese encontrar sobre este. Lo puse aparte por el momento. Era inconveniente sin una funda. Aun así, ¿Quién diablos…?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario